☏  2 2404 0335 · [email protected]

Ser Publicista

El valor de lo que hacemos

Emociones

¿Qué es la emoción?

Aquí encontrará una serie de notas de investigaciones relacionadas al tema de la Expresión de la Emoción,
y como ha sido entendido el fenómeno. Con el fin de conocer más respecto a la naturaleza humana.

¿Por qué la emoción?


Por permitir la comprensión, la expresión y hasta el diálogo de lo no racional, con nosotros y todo aquel que se acerque. Y así: la técnica, hija de la ciencia "enamorada" de la razón, se volverá contra su madre, y su madre contra su amor. Y nos permitirá el retrato material de su antítesis, la emoción. Sin embargo esto no será un relato desde la ilustración moderna. Colocar a la razón fuera de su sillón históricamente preferencial y levantar a su "opuesto", la emoción, hasta esta instancia de reconocimiento y análisis es la intención.

 

¿Qué quizás nazca por las ansias de cambiar de "lente" u "ojo" para comprender nuestra realidad? Sin embargo no se trata de un mero capricho, sino que responde a una necesidad vital, de hacer comparecer a la emoción en la palestra actual de nuestra cotidianidad contemporánea para así humanizar más nuestras vidas y funciones como asistentes, desarrolladores, distibuidores, intérpretes y creadores de mensajes de carácter social.



Leonardo Acevedo Godoy

Publicista y Licenciado en Comunicación Social

Según David Hume

"El conocimiento moral humano está basado en el sentimiento 

y no totalmente en lo racional"

(1711-1776), filósofo de tradición cartesiana, nos habla de las emociones principalmente en sus publicaciones "Tratado de la naturaleza humana" (1739) e "Investigación sobre los principios de la moral" (1751), donde nos habla del concepto de sentimientos morales, los cuales nos permiten, según el teórico, hacer juicios de lo que es correcto o incorrecto moralmente, de esta manera, aboga porque el conocimiento moral humano está basado en el sentimiento y no totalmente en lo racional.

Hume, es de la opinión que un verdadero estudio sobre las emociones no podía centrarse en el estudio de las partes componentes de la emoción, sino que tenia que enfocar sus esfuerzos por comprender las causas u otras circunstancias relacionadas con las emociones. De allí su mayor aporte al tema, esta dado por su análisis sobre las emociones directas e indirectas, comprendiendo por directas aquellas que son producidas por sentimientos de placer o dolor únicamente y por indirectas, a aquellas más complejas que resultaban de la combinación de otros factores como las creencias sobre el objeto de emoción y asociaciones con alguna persona. Hume cartesiano como James, piensa que las emociones son sentimientos que no se pueden analizar, por eso se aboca a las causas más que a la emoción en sí, sin embargo cuando en su idea de emociones indirectas, donde dice que siempre acompañan a este tipo de emociones la relación que hace el sujeto con alguna persona, está admitiendo que las emociones se sienten siempre respecto a alguna cosa, o sea, de que las emociones son intencionales y no irracionales, producto de algún arrebato.

El mayor interés lo abocó hacia ¿el porqué de una emoción?, más que responder al ¿Qué es una emoción? así estudio la historia causal de las emociones y llego a conclusiones interesantes, como ésta que tiene que ver con las emociones que él llamó directas e indirectas, de las que presentamos ahora un esquema ilustrativo:

Emociones Directas:
HISTORIAL CAUSAL:
Nacen del bien o del mal,
Sentimientos de placer o dolor.
+ ____________________________
Resultado: el deseo de aversión, pena, alegría, esperanza, miedo, menosprecio, seguridad...

Emociones Indirectas:
HISTORIAL CAUSAL:
Nacen del bien o del mal,
Sentimientos de placer o dolor,
Creencias sobre el objeto de la emoción,
Asociaciones con alguna persona.
+ ____________________________
Resultado: el orgullo, humildad, ambición, vanidad, amor, odio, envidia, piedad, malicia, generosidad...


Según William James

"Mi tesis, 
por el contrario, 
es que los cambios corporales siguen directamente a la PERCEPCION del hecho existente, 
y que nuestro sentimiento de esos cambios a medida que ocurren ES la emoción"

(1842-1910), el pensamiento teórico de este máximo representante del pragmatismo norteamericano, sobre la emoción, se encuentra contenido en su ensayo "Qué es una emoción?" 1884 y posteriormente en un trabajo desarrollado conjuntamente con el psicólogo danés C. G. Lange tiene por titulo "The Emotions" 1885.

La vinculación con Lange se debió a que, éste paralelamente en Europa planteaba su propia teoría sobre la emoción la cual es similar a la de James, por lo que a estas teorías se les conoce con el nombre de la teoría de James-Lange. Esta teoría define a la emoción como la percepción de trastornos fisiológicos que ocurren cuando nos damos cuenta de sucesos y objetos de nuestro medio ambiente, o sea, según James-Lange nos sentimos tristes (emoción) porque lloramos (cambio físico).


Esto pone como eje central de esta teoría a la reacción fisiológica, donde la percepción de esta reacción daría paso a la experimentación de la emoción, así nos dice: 


"Mi tesis, por el contrario, es que los cambios corporales siguen directamente a la PERCEPCION del hecho existente, y que nuestro sentimiento de esos cambios a medida que ocurren ES la emoción"


En esta afirmación podemos darnos cuenta como el teórico James, invierte el proceso que nos dicta nuestro sentido común, el cual nos dicta que nuestra percepción mental es afectada por algún estimulo del ambiente, el que hace experimentar emoción y esta a su vez concluye con la expresión emocional.

Él siguiente esquema muestra el fenómeno desde el sentido común y desde la tesis de James-Lange:


Según el sentido común:

1º PERCEPCION, de un hecho.

2º EMOCION, sentimiento sobre la percepción

3º EXPRESION-EMOCIONAL,a través de cambios corporales.

Según James-Lange:

1º PERCEPCION, de un hecho.

2º EXPRESION-EMOCIONAL, a través de cambios corporales.

3º EMOCION, sentimiento sobre esos cambios físicos.

Interesante nos resulta darnos cuenta que el concepto de PERCEPCION se mantenga (no sólo en esta teoría si no también en las antes citadas) y forme parte fundamental dentro del "proceso emotivo" por así llamarlo. Sin alejarnos de nuestra vista sobre esta teoría podemos agregar que, es una perspectiva que no considera los aspectos cognoscitivos, de la conducta, culturales y se apoya fundamentalmente en la fisiología, neurología, y los estudios sobre conducta animal (en boga para la época) realizados por Darwin.

Según Sigmund Freud

(1856-1939), el médico neurólogo judío-alemán nunca desarrollo una teoría directamente abocada a las emociones, sin embargo su pensamiento revoluciono por completo la manera en que seria vista y comprendida nuestra mente. Con su concepto del "inconsciente" Freud, nos habla de que ya no es tan razonable pensar que las emociones y los procesos mentales se desarrollen de manera consciente, pueden ocurrir sin que nos demos cuenta. Freud nos habla de que la causa de una emoción es la "energía psíquica"

lo que se da por sentado, en cada una de sus teorías sobre la mente.

Y concluyó que una emoción, aunque sea inconsciente, de todas manera puede influir en la vida de las personas, por lo tanto los datos sobre la emoción no sólo se encontraban en lo que las personas pudieran hablarnos sobre la manera en que experimentaron dicha emoción, sino también, en la interpretación y análisis critico del que observa el fenómeno.

Nunca tuvo una opinión consistente sobre la naturaleza de la emoción (e incluso sobre el inconsciente) las emociones eran para él "afectos" es decir sensaciones o "sentimientos sentidos" o "el aspecto subjetivo consciente de una emoción" por lo que no es algo inconsciente para el individuo. En definitiva su postura sobre la emoción es de tres componentes; instinto, idea y afecto, que interactúan dinámicamente. He aquí tres formas de ver la emoción según su obra:

a) Una emoción es un impulso innato o instinto, de esencia inconsciente.

Instinto = emoción

b) Una emoción es un instinto más una idea: un impulso que viene desde el interior del inconsciente.

En este análisis una emoción llega a ser inconsciente cuando la idea se separa del instinto, de tal manera que la persona podría experimentar una emoción sin saber como o por qué.

instinto + idea = emoción consciente

instinto + ----- = emoción inconsciente

c) Una emoción es simplemente un efecto, un sentimiento, un producto derivado de los procesos de la mente. En esta idea es imposible entender a la emoción como inconsciente, pues, esta resulta de un sentimiento (como en la teoría James-Lange), claro que Freud reconoce (según su experiencia clínica con personas) que la causa puede ser inconsciente, como "la angustia que flota libremente" (síntoma) que se ha desconectado con su causa.

Causa >< Sentimiento >< Emoción

Según Aristóteles

La teoría de la emoción Aristotélica, está principalmente contenida en “La Retórica”, en “De Anima”, y en “Ética nicomaquea”. El análisis que hace Aristóteles sobre la emoción elude aquellos aspectos que han importunado a otras teorizaciones sobre el tema, a saber:


a) Evita el dualismo mente cuerpo, aludiendo a que las creencias y los cambios fisiológicos son inseparables de la emoción.


b) Reconoce en un sentido integrador, elementos racionales (o cognoscitivos) y elementos irracionales (o físicos) en las emociones.


c) No trata a las emociones como una respuesta incontrolada (e irracional) a las situaciones.

"Mente sana en cuerpo sano ..." 
(Aquino, 60 d. C. - Roma, 128 d. C.)


d) Argumenta que nos es posible moldear nuestras emociones a través del habito y la educación.


e) Ve que lo que caracteriza a muchas emociones, es una fuerte creencia moral sobre como se deben comportar los demás.

Así encontramos la siguiente definición de emoción: "Definimos una emoción como aquello que hace que la condición de una persona se transforme a tal grado que su juicio quede afectado, y algo que va acompañado de placer y dolor".


Esta definición encierra una opinión del concepto emoción como una forma más o menos inteligente de concebir cierta situación, dirigida por un deseo el cual trae consigo ciertos niveles de placer y/o dolor. Famoso es ya el ejemplo de Aristóteles cuando se refiere a la cólera, la cual trae consigo el deseo de venganza... y la obtención de esta meta naturalmente conlleva a cierto grado de placer, pues, el hombre se satisface cuando cumple sus fines y se duele ante la imposibilidad de intervenir su realidad (por ejemplo el hombre frente a la muerte de un ser amado).


En el discurso aristotélico vemos también una intención integradora entre lo cognoscitivo y lo físico, pues, para Aristóteles como para su

antecesor Platón, el "alma" o "psique", o mejor traducido como "principio de vida" contiene una parte racional (creencias y expectativas sobre la situación) y una parte irracional (como sensaciones físicas), además nos plantea que ambas en un sentido complementario, conforma una unidad:

"No podemos separar el alma si ésta necesita estar conectada con el cuerpo. Aparentemente todas las condiciones del alma están conectadas con el cuerpo, incluyendo cólera, gentileza, temor, lástima, valor, para no mencionar gozo, amor y odio, porque el cuerpo es afectado por cada una de estas".


Así mismo nos habla de que la emoción correcta es una virtud, ya que él estaba interesado en que la gente hiciera lo moralmente correcto. Así nos lo clarifica con respecto a su ejemplo de la cólera, su exceso y su ausencia en las reacciones de las personas, frente a determinados acontecimientos.

"La tendencia intermedia es digna de alabanza, aquella en que la gente se enoja con las personas y las cosas que debe, en la forma que debe, por el tiempo debido... y la tendencia excesiva así como la tendencia a carecer de cólera merecen culparse proporcionalmente a su magnitud."

Según Jean-Paul Sartre

"Eres responsable de lo que has domesticado, 

Eres responsable para siempre de tu rosa..."

(1905-1980), representante del “existencialismo”, como él llamaba a su filosofía, fue también dramaturgo, novelista y activista político. 


Entre sus obras más importantes destacan: "La Psiquis", el cual nunca fue publicado (y sólo se sabe de este escrito gracias a su compañera de vida la señora Simone de Beauvoir); "Las emociones. Esbozo de una teoría" publicada en 1939; "La Psicología de la imaginación" en 1940; Y su obra más larga y más famosa "El ser y la nada" en 1943. Sartre utilizó a la fenomenología y el existencialismo, para aproximarse al campo de las emociones. 


En su publicación "Las emociones" lo que hace el autor es criticar fuertemente la teoría de James-Lange, la cual habla de las emociones desde una perspectiva fisiológica e instintiva, también critica a otras teorías de orientaciones más bien psicoanalíticas, para concluir con su propio esbozo de teoría. 


Dice bien Sartre al llamarlo esbozo, pues, no llegó a ser una teoría a gran escala sobre las emociones, sin embargo sus pensamientos y obras han sido punto de referencia en el siglo XX.


Hablando ahora más referido a su perspectiva sobre el hombre y sus emociones, podemos decir que para el filósofo francés ante todo está el concepto de libertad, el hombre como dueño absoluto de sí mismo, y por consiguiente dueño también de sus emociones. Por esto critica tanto al pensamiento de William James, para Sartre es inconcebible la emoción como respuesta instintiva y su expresión como mero detonante de una sensación. 


Sartre nos habla de la libertad, y de cómo el hombre encuentra siempre delante de sí su libertad, esta libertad es una responsabilidad consigo mismo y para con todo lo que el hombre obra, pensamiento similar al Aviador Frances Antoine de Saint-Exupéry:

Es está libertad la que lleva a Sartre a plantear que las emociones no son más ni menos que las estrategias por las cuales el hombre puede hacer “transformaciones mágicas del mundo”, cuando dice “mundo” se refiere al mundo de un hombre en particular, que se enfrenta a su realidad única e irrepetible, sólo de él. Estas “transformaciones” son realizadas por el hombre con el único fin de tener una visión más agradable del “mundo”. Sartre tipifica a estas “transformaciones” como una “conducta escapista” del hombre por no enfrentar al “mundo”, y en consecuencia a sí también huir de su propia libertad, pues, no se siente capaz de enfrentarla, entonces escapa raudo en una emoción determinada. 


El ejemplo que nos entrega Sartre, para comprender su teoría sobre las transformaciones mágicas del mundo, se basa en la clásica fábula de antiguo griego Esopo, titulada “El zorro y las uvas”, la cual versa así:

" Estaba un zorro con mucha hambre, y al ver colgando de una parra unos deliciosos racimos de uvas, quiso atraparlos con su boca.
Mas no pudiendo alcanzarlos, se alejó diciéndose:
- ¡Qué verdes que están!".

"La emoción es el cuerpo que, dirigido por la conciencia, cambia sus reacciones con el mundo a fin de que el mundo pueda cambiar sus cualidades."

Es así como nos ejemplifica esta transformación mágica del mundo, el zorro no “ha cambiado la composición química de las uvas” (dice Sartre) sino que al creer no poder hacer nada en la acción, para enfrentar su mundo, resuelve el problema con una “estrategia evasiva” la cual es la mismísima emoción en acción, que le permite al zorro evitar la responsabilidad de enfrentar su propia libertad, de actuar dentro de su mundo.

Según Martin Heidegger

(1889-1976), para este filósofo alemán su principal trabajo fue el encontrar respuesta a ¿qué es el ser?, y para hallar respuesta ante tal interrogante tuvo que, entre otras cosas, indagar en la naturaleza de las emociones, más específicamente en “los estados de ánimo”, como él los llamaba, los cuales son la base de la conciencia humana. Consiguiendo de esta manera una nueva visión del ser humano y su naturaleza.

En su publicación “Sein und Zeit” (“El ser y el tiempo”) el autor pretende hacer una antología de la existencia humana a la que denomina con el nombre de Dasein (el “ser ahí” o “ser en el mundo”), y para tales efectos inicia su investigación no desde el conocimiento o conciencia humana, sino desde, como dijimos anteriormente, los estados de animo, que para Heidegger son la misma base de la conciencia humana. 
El filósofo pretende indagar en “la pregunta del significado del ser” y para ello debe apreciarlo, con una conciencia clara y ésta no puede venir desde otro lugar sino que desde las experiencias precognocitivas del ser, pues el ser más que preocuparse en “conocer” el mundo, él nos dice, se aboca por su lugar en el mundo, Dasein. Así pues la descripción de los estados de animo en “el ser y el tiempo” posee dos fundamentos:

1º Es parte de la explicación global de la condición humana.

2º Cemienta la “base fenomenológica” para obtener la descripción del Dasein.
 

La Estructura de Esencia

En el siguiente párrafo podemos darnos cuenta como M.H. clasifica al ser como “acontecimiento” o “suceso” desde que nacemos hasta que se alcanza el “ser total” o “ser hacia la muerte”, pues, para él nosotros somos entregados a nosotros mismos, arrojados a la tarea de vivir y en este vivir contamos con diversas acciones específicas o autointerpretaciones a desempeñar en un contexto mundano, he ahí al Dasein, contextualizado en un campo holisto, ajeno a lo subjetivo y a lo únicamente del yo:

"...el “ser ahí” peculiar encuentra “delante de sí” inmediatamente a sí mismo apartando la vista de toda vivencia y centro de actos o no viendo todavía nada de esto. El “ser ahí” se encuentra “a sí mismo” inmediatamente en lo que hace, usa, espera, evita en aquellas cosas que están a su alcance y que le conciernen..."

En definitiva la vida no es más ni menos que la existencia, o sea una configuración final de significados. El ser se es, al ser en el mundo.

En el análisis de los estados de ánimo, Heidegger propone a estos como estructura de esencia, para el Dasein. Estas estructuras son tres:
1ª el entendimiento.
2ª la disertación.
3ª y nuestro “encontrarnos” o como él lo llama Befindlichkait.
La primera estructura es la que nos facilita el descubrir un ámbito a las actividades que tienen un propósito, en el cual el conjunto de estructuras logran aparecer en su funcionalidad. La segunda se refiere a la que articula nuestras formas compartidas de encontrar cosas. Y la ultima, Befindlichkait, es el que nos rebela nuestro modo de ser contextualizado en cualquier momento determinado, es preciso mencionar la génesis de este neologismo, surge de la pregunta en lengua alemana ¿Wie befinden Sie sich? La cual puede interpretarse literalmente como “¿Cómo te encuentras a ti mismo?” Esta pregunta no apela a una respuesta psicológica, sino más bien a como van las cosas para la persona que recibe la pregunta. 
Para Heidegger los estados de animo son los que nos permiten estar dispuestos a las acciones que realizamos en nuestra vida cotidiana. 

Por consiguiente es imposible situarse en dos estados de animo al mismo tiempo. El nos habla del temor, el aburrimiento, la esperanza, la alegría, la indiferencia, la saciedad, la exaltación, la tristeza, la melancolía, la desesperación, e incluso de la falta de animo, como un estado de animo.

Otro punto importante de destacar, es que Heidegger no ve a los estados de animo como algo subjetivo o psíquico, él nos dice: 

“El ser, en un estado de ánimo no se refiere primariamente a lo psíquico, ni es ningún estado interno que se exterioriza de un modo enigmático y definitivo sobre cosas y personas”

O sea, el estado de ánimo no proviene del individuo ni tampoco del mundo, sino que emerge del individuo en el mundo, es una cualidad del Dasein, en general. Las funciones de los estados de animo según Heidegger es revelar a nuestro ser en el mundo y ésta es más profunda y a priori que la percepción o cognición:

a) De que somos y tenemos nuestro ser. O sea, el ser como ente responsable de su “ser ahí”, este ser a de ser siendo, existiendo. Los estados de ánimo revelan lo puro que es el hecho de que somos y tenemos nuestro ser, aludiendo a lo pesado y duro que es tener la tarea de ser, arrojados a nosotros mismos. El científico cree que muchos caen en la evasión o la huida hacia las cosas triviales de nuestra cotidianeidad, debido a que el peso de esta responsabilidad de ser no es asumido.

b) Los estados de ánimo le permiten al ser en el mundo revelar la naturaleza del contexto en cual el Dasein se encuentra, de esta manera el ser se orienta y enfocar su atención hacia lo especifico de él en interrelación con su contexto, que es más bien de tipo cultural que físico o temporal.

c) Esta tercera función de los estados de ánimo se desprende de la segunda, debido a que se refiere a la armonización con que el Dasein (ser en el mundo) se orienta en el mundo, otorgándole importancia o no a las cosas. O sea, nos entregan la capacidad de entender los valores que cargan las cosas del mundo, para así abordarlas, y esto es antes de que se presente la “experiencia” o “percepción”, ya poseemos un conjunto, una armonización con el mundo que se da al “encontrarse” (Befindlichkai) el ser en apertura ante el mundo.
Para Heidegger el más revelador de los estados de animo, es la angustia o Angst, pues ésta permite la revelación del ser ahí. 

Este estado anímico que “no posee objeto” es el Dasein desnudo frente al mundo, es el ser, cara a cara con el ser, es el propio mundo del ser, destruye la confianza en que los papeles, relaciones de rango y vocaciones, que se han desempeñado, puedan darle un significado al mundo que en su vida forjó, lo que angustia al ser no es el mundo sino el hecho de que el mundo ya no tiene significado para el Dasein. 

Heidegger nos habla de que el ser puede conseguir un cierto control sobre los estados anímicos, pero no por medio de la razón ni la inteligencia cartesiana, de individuo expectante de la realidad, sino más bien un control de los estados anímicos con los mismos estados de animo. 

Ablando específicamente si un hombre sufre de un estado anímico de miedo, con el simple traslado a un estado anímico de evasión o indiferencia, el ser se traslada a otro estado. Pero en ningún caso el ser puede escapar de los ánimos, pues estos son la base del sustento de su misma existencia. 

Para Heidegger los estados anímicos poseen una cualidad cognoscitiva, de mayor peso que la experiencia sensible o la percepción y le permiten al ser aprehender en interrelación el mundo que el ser a elegido vivir o esta viviendo.

De mi Tesis de Grado 

"La Expresión de la Emoción"

Oct. de 1999